Afegeix un nou comentari

Una aproximación a la lírica castellana

Cuenca, Luis Alberto de. Las cien mejores poesías de la lengua castellana. Sevilla: Renacimiento, 2017. 419 p. (Los cuatro vientos; 114). ISBN 978-84-16981-58-8. 19,90 € en paper, 5,69 € llibre electrònic.

La obra Las cien mejores poesías de la lengua castellana, tal como indica su título, es una antología de la poesía más representativa escrita en español. La recopilación corre a cargo de Luis Alberto de Cuenca, y la selección incluye una serie de poemas en lengua castellana cuyos autores son poetas oriundos del territorio español e Hispanoamérica, y nacidos entre 1283 y 1929. Esta acotación cronológica de prácticamente seis siglos se da entre el primer autor que aparece, el Arcipreste de Hita (con el poema De cómo morió Trotaconventos, et de cómo el Arçipreste fase su planto denostando et maldesiendo la muerte, de ca. 1330), y el último, José Ángel Valente (con Reparación de lo heroico, de 1970). Vemos por tanto que la elección es selectiva, ya que existe una restricción cronológica (de 1330 a 1970) y otra numérica (100 poemas).

Como ya hemos dicho, Luis Alberto de Cuenca es el encargado de este compendio. Madrileño nacido en 1950, es filólogo, poeta, traductor, ensayista, columnista, crítico, editor literario e investigador. Fue director de la Biblioteca Nacional de España y secretario de Estado de Cultura en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Además, es autor de numerosos poemarios, ensayos y traducciones, y durante su carrera ha sido galardonado con diversos premios y distinciones. Conociendo su trayectoria, comprobamos que cuenta con un gran bagaje cultural y reconocimiento que asegura que el criterio seguido para recopilar los poemas sea más que fiable.

La obra se estructura a partir de un esquema sencillo; empieza con un breve prólogo explicativo y todo el contenido principal se articula mediante la distribución de un poema por capítulo, cada uno encabezado por una nota del autor, donde nos expone qué motivos le han llevado a elegir ése precisamente.

Formalmente, la edición del libro está muy bien trabajada y cuidada: la calidad del papel, tanto el de las cubiertas y solapas como las páginas interiores, es agradable al tacto y tiene un gramaje adecuado; la tipografía es acertada y clara; hay márgenes amplios que presentan de una manera limpia las composiciones y que pueden servir para apuntar comentarios y anotaciones si así se desea. No contiene ilustraciones, pero no son necesarias cuando, como en este caso, la protagonista es la lírica. Todos los poemas están correctamente indexados con título, autor y página, y además cuenta con un prólogo en que el autor nos acerca al proceso de elaboración, desde que en 1908 Menéndez Pelayo editara una antología surgida de la misma idea. Luis Alberto de Cuenca se encarga de que su trabajo sobre los textos se haga patente, cuidando la selección de los mismos, añadiendo datos complementarios de cada uno y unificando los criterios de corrección para dar una cohesión que abarque toda la integridad de la obra. Esta edición de 2017 es una mejora revisada del mismo libro ya publicado en 1998, aunque con la introducción de algunos cambios debidos a complicaciones causadas por los derechos de autor. Aunque de Cuenca es la cara visible de la autoría de la antología, éste rinde un reconocimiento a todas aquellas personas que le han ayudado y han colaborado en que la realización fuera óptima.

Este libro es ideal para estudiantes jóvenes que se quieran iniciar en el mundo de la poesía castellana, pero que no sepan por dónde empezar. Podrán descubrir qué época o qué estilo les gusta más, y proclamar su pasión por autores o poemas que desconocían. Bien podría ser un libro susceptible de ser lectura prescriptiva de la ESO o Bachillerato. También para toda aquella persona hispanohablante que sienta curiosidad por conocer la poesía en el propio idioma, y así poder obtener una visión de la evolución del estilo y el formato de las composiciones a lo largo de los siglos, además de descubrir la gran riqueza de variedades que las conforman. No quedan excluidos aquellos ya avezados en la lectura de poesía en otras lenguas que quieran conocer el patrimonio lírico en lengua castellana. Finalmente, para amantes de la literatura en general, que busquen algo diferente a la narrativa o el ensayo y que quieran experimentar con otras sensaciones.

En cuanto a obras afines, se podría comparar con Mil años de poesía española, de Francisco Rico (Barcelona: Crítica, 2016), pero analizando el título de ambos, vemos que hay una diferencia en el alcance geográfico, contando este último sólo con poesía proveniente de autores españoles y no con hispanoamericanos. Profundizando más en el contenido, vemos que Mil años de poesía española es más exhaustivo, cuadriplicando la extensión de Las cien mejores poesías de la lengua castellana. Esto se debe a que, aunque el título acabe resultando engañoso, la de Rico es una obra cronológicamente de más abasto que la de de Cuenca, empezando con las jarchas y finalizando en la segunda mitad del siglo XX. También es más extensa, ya que cuenta con muchas anotaciones y explicaciones, llegando a ser de carácter académico. Para finalizar, como dato curioso, encontramos que un poema de Luis Alberto de Cuenca aparece en la antología de Francisco Rico.

Mayra Olivera
De la 5.ª promoción de la Escola de Llibreria

tipus document: 

Filtered HTML

  • Les adreces de pàgines web i de correu electrònic es tornen automàticament en enllaços.
  • Etiquetes HTML permeses: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Les línies i paràgrafs es trenquen automàticament.

Plain text

  • No es permet l'ús d'etiquetes HTML.
  • Les adreces de pàgines web i de correu electrònic es tornen automàticament en enllaços.
  • Les línies i paràgrafs es trenquen automàticament.