«El arte de contar cuentos», de Marie L. Shedlock

Shedlock, Marie L. El arte de contar cuentos. Trad., Pilar Guerrero. Rubí: Obelisco, 2017. 204 p. (Psicología). ISBN 978-84-9111-219-8. 12 €.

¿Quién no recuerda en su infancia ese cuento especial que su mamá o su papá le contaba antes de dormir? Quizás la mayoría empezamos este amor por los libros en ese instante. Cuando el libro se convertía en parte imprescindible del día a día. Uno no podía irse a dormir sin esa historia especial, sin leer el siguiente capítulo, sin conocer el final de la aventura.

«El arte de contar cuentos es uno de los más antiguos del mundo y la primera forma consciente de comunicación literaria. Tanto niños como adultos han admirado y disfrutado siempre de la magia y el hechizo de los cuentacuentos.»

Ahora bien, hay una gran diferencia entre leer una historia y contarla. No es lo mismo decir palabra tras palabra, que interpretar la historia y crear todo un mundo más allá de las simples letras. Los niños, aunque a priori no lo parezcan, son un público muy complicado. Quizá no tanto por el canon habitual de exigencia, sino por el hecho de que la edad, el tono, el contexto y el niño en concreto cambian totalmente su experiencia y su manera de acercarse a una historia.

En este libro, que constituye una obra de referencia en el arte de narración de cuentos, podemos encontrar dos partes diferenciadas y muy interesantes. En primer lugar, un compendio de elementos y datos para aprender y comprender cómo se debe contar una historia. Y en segundo lugar, una selección de 18 cuentos, elegidos minuciosamente, de diferentes culturas y tradiciones.

«Es de esperar que, algún día, en las escuelas se encarguen de narrar cuentos sólo personas expertas que dispongan de la formación precisa en este arte. Es una falacia suponer que el estudio sistemático de la narración de cuentos destruye la espontaneidad en su exposición.»

Algo que repite en diversas ocasiones la autora durante la obra es la importancia de que los cuentacuentos tengan un bagaje y una experiencia. Esto rompe un poco esa idea más idealizada de que el «cuentacuentos» es alguien que tiene un don o facilidad de palabra, sin más. Para Shedlock, es realmente importante que las personas que dediquen su tiempo a ello y a los más pequeños, tengan cuanta más información, conocimiento y experiencia posible. Para ayudar a ello, la autora crea toda una primera parte estructurada en siete capítulos donde se narran aquellos aspectos más primordiales para aprender a contar cuentos de la mejor manera posible. Estos son los apartados mencionados:

- Las dificultades del cuento
- Lo esencial del cuento
- Los artificios para contar cuentos
- Elementos que hay que evitar en la selección de material
- Elementos que hay que incorporar en la selección de material
- Cómo conseguir y mantener el efecto del cuento
- Preguntas formuladas por los maestros

Una vez comprendidas y analizadas todas las variantes del arte de explicar historias, Marie Shedlock ofrece un pequeño compendio de cuentos cortitos y que ella considera adecuados para un buen cuentacuentos. En nuestra tradición occidental, quizá el único que nos suena a priori es «La princesa y el guisante». Todos tienen cosas en común: son cortos, tienen un buen contexto, lenguaje sencillo y acción para atrapar a los más pequeños. Algo realmente importante, provocar preguntas, acciones y que el cuento sea algo más que simples palabras que lleguen a ellos.

En su conjunto, el libro tiene por un lado una explicación de cómo narrar cuentos y, en respuesta, qué cuentos narrar. De este modo se entiende que el libro no está dirigido solo a maestros, educadores, padres o «cuentacuentos» como tal, sino a cualquier persona que pueda interesarse por el tema. Del modo en que está creado, puede servir tanto a meros principiantes como a narradores experimentados. En última instancia creo también que a muchos libreros infantiles podría interesarles no sólo para tenerlo en su fondo habitual, sino para su biblioteca personal. Nadie se imagina ya en este mundo actual una librería de infantil y juvenil sin un buen cuentacuentos semanal.

En conclusión, una muy buena opción para amantes de los cuentos en todas sus variantes. No importa si se sabe mucho o poco del arte de contarlos, esta obra puede ayudar a ampliar la visión de los más expertos y dar nociones básicas a los primerizos. Además, su recopilación de historias, en su segunda parte, lo convierte en una obra de lo más interesante, ya que no solo te enseña cómo, sino que te da buenos ejemplos para ello. Una gran opción.

Neus Gutiérrez
De la 6.ª promoción de la Escola de Llibreria

tipus document: 

Afegeix un nou comentari

Filtered HTML

  • Les adreces de pàgines web i de correu electrònic es tornen automàticament en enllaços.
  • Etiquetes HTML permeses: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Les línies i paràgrafs es trenquen automàticament.

Plain text

  • No es permet l'ús d'etiquetes HTML.
  • Les adreces de pàgines web i de correu electrònic es tornen automàticament en enllaços.
  • Les línies i paràgrafs es trenquen automàticament.